7

Dr. House

Como soy una pibita complicada, cada vez que me pasa algo, ya sea algún dolor, algo que se hincha, una erupción, etc. siempre tengo que hacer un tour médico para ver qué carajo tengo, ya que ninguno la pega en el diagnóstico. Muchas veces el dolor o lo que sea se termina yendo solo, antes de que logren descubrir qué tengo. Creo que esta situación recurrente es la base para mi desconfianza y cuasi desprecio por la medicina tradicional. Por ejemplo, una mañana hace ya unos cuantos años, me levanté medio ciega de un ojo. Como si tuviera una pelusa gigantezca tapándome 1/4 de la visión del ojo derecho. Al principio no le di pelota, pero cuando ya pasó más de una semana y la cosa seguía me fui a una guardia. Ahí empezó un gran tour que duró meses, donde me hicieron cincuenta mil estudios, desde fondos de ojo, pasando por tomografías computadas del cerebro, hasta ponerme unas gotitas que me hacían ver todo azul, después todo rojo y después todo verde. Flasherito. Terminé con la jefa de neuroftalmólogía del FLENI que diagnosticó que unas células de alrededor del nervio óptico se habían muerto, resultado de algún tóxico que había ingerido en algún momento (ejem). No tiene cura, dijo. Sólo podemos reducir el tamaño de la mancha para aumentar el campo visual. Dejar el cigarrillo y mucha vitamina C. No hice nada de eso porque tenía 20 y años y no me vengan a romper las pelotas. Hoy en día la mancha ya no está más… Dejé el pucho y como mucho mejor que en esas épocas, pero por otras razones. Habré tenido lo que la mina dijo? Nunca lo sabré.

Ahora, hará cuestión de mes y pico o más, tengo un dolor punzante cerca de las costillas derechas, que empieza ahí y se extiende toooodo por las costillas hasta llegar a la espalda, al lado de la columna. Del otro lado no me pasa nada. Hay días en que es realmente insoportable y no encuentro posición sin que me duela. Uno de esos días fue el sábado que, ante la insistencia y agotamiento de paciencia de Novio ante mis muecas de dolor, me llevó a una guardia. Tres horas dando vueltas. Que el clínico, que el ginecólogo, que te hacemos laboratorio, ecografía. Diagnóstico? No tenemos ni idea por qué te duele. Genial, capos. Así que así estoy ahora. Necesitando un Dr. House y debatiéndome entre si me saco un turno con un clínico, que seguramente me hará mil estudios y tampoco encontrará nada, o me la banco y me autodiagnostico.

 

PD: Me está entrando muchísimo spam en los comentarios y me tiene medio podrida. Alguien sabe cómo puedo evitarlo?? Ah! Y gracias por los comments en el post anterior. Ya estoy un poquito menos obsesionada 🙂

Anuncios
6

Pochita Morfoni

Hola hola! Cómo las trata el semi otoño? Yo soy feliz! Adiós, dolores de cabeza, adiós, sueño todo el tiempo. Hola, engordar 1 kilo por semana…

Me tiene un poco preocupada este tema… El otro día soñé que hacíamos gira de comidas por mis restaurantes preferidos. Casi 24 hs seguidas comiendo. Ay por Dios! Juro que saboreé todo lo que comía. Todo estaba buenísimo! Y nunca me llenaba, nunca. En el sueño me iba a dormir y al otro día aparecían los de Cuestión de Peso en mi casa, onda intervención, sin que yo supiera nada y al toque aparecía toda maquillada con cara de pánico y Claribel Medina que me preguntaba cosas. Cuando me desperté no sabía si reírme o llorar. Ese día me la pasé comiendo fruta y verdura. Después me olvidé.

Siempre fui de buen comer. De comer a la par de Novio, o de ir a un asado, que todos hayan terminado ya y que los únicos que seguimos pidiendo más seamos yo y un amigo de Novio que mide 2 metros. Sin llegar nunca a haber tenido problemas graves, sí sufrí bastantes desórdenes alimenticios desde mi niñez. De chica, tipo a los 8 años, pesaba lo mismo que antes de quedar embarazada, por ejemplo. La verdad es que en su momento mi familia intentó hacer lo posible para ayudarme, pero nunca se dieron cuenta que mi problema no era la comida en sí, sino que usaba la comida para tapar otras cosas bastante más profundas, como suele pasar en estos casos. Por eso, la mayoría de las veces con sus comentarios, lograban no sólo no ayudarme, sino más bien empeorar el problema. A eso de mis 13 años, me hice “señorita” (cómo odio esa expresión), me empezó a cambiar el cuerpo y yo dejé de comer. Del todo. Mi vieja me pedía por favor que comiera y me obligaba a terminarme aunque sea 1/4 de lo que me servía en el plato. Primero me decís que no coma y ahora me pedís que coma?? Por qué no se van todos bien a la mierda!? Bajé 15 kilos en pocos meses. A lo largo del primer año del secundario la cosa se fue normalizando, empecé a comer cada vez más y el problema medio que se disolvió.

Se disolvió, pero la comida siempre fue algo muy presente en mi vida. Tanto, que hoy trabajo cocinando e intento terminar una Asesoría en Dietética y Nutrición Natural a distancia que vengo pateando hace un par de años. La comida me apasiona. Amo cocinar, amo comer, amo juntar recetas, amo hablar de comida. Como verán, desde que tengo memoria y hasta el día de hoy, es una parte fundamental de mi vida.

Por eso ahora, que con 23 semanas de embarazo (5 meses y 3/4) llevo casi 7 kilos engordados y la balanza llegó a un número que jamás vi cuando estoy arriba, frikeo. Sé que no es tanto y que estoy dentro de lo normal, pero frikeo lo mismo. Temo terminar con 15 kilos arriba, después no poder bajar, que eso interfiera con mi maternidad, con mi sexualidad, con mi autoestima. No quiero ser una gordita puérpera! Mi obstetra dice que en general se engordan 20 kilos y yo la quiero matar. Le digo que no, que hay algunas que engordan sólo 9 y me contesta que esas son las que van a obstetras hombres, nazis de la balanza que nunca estuvieron embarazados y no saben lo que es querer comerte 2 docenas de facturas al hilo. La banco en su intento de tranquilizarme, pero no quiero engordar 20 kilos!!!!

Así que eso es, pretty much, lo que anda ocupando mi mente en estos días. Estoy un toque obsesionada, creo. Eso y que, por suerte, tengo bastante trabajo y me enganché a mirar Girls y a jugar un par de jueguitos que me tienen medio idiotizada. En algún otro post les contaré un poco más de mi vida laboral también, porque es otro GRAN tema.

Espero poder pasar más seguido a comentar y leer y espero que se me pase esta obsesión pronto y pueda seguir disfrutando. Besos!