5

Necesito…

… que se acaben las náuseas. Por favor. Basta. Es en serio. No las soporto más.

… recuperar la energía que no sé dónde dejé. Ando hecha un trapo de piso por todos lados.

… recuperar a mi mente y mi concentración, que se olvida de todo y me la paso empezando mil cosas a diario sin terminar ni una.

… irme de vacaciones. Por suerte falta poco.

… dejarle de romper las pelotas a Novio casi constantemente. Pobre, ya me responde con grito de guerra: “Yo también merezco un embarazo respetado!!!!” Je.

… que se me curen estas boqueras endemoniadas. Nunca tuve y ahora de repente vivo así. A alguien le pasó? Qué onda??

 

Creo que por ahora, con eso estamos.

7

Primeras impresiones

Ayer tuvimos la primer ecografía (tv) y la primer visita a quien será nuestra obstetra. Justo el día anterior, una amiga nos había contado que al marido de una amiga le bajó la presión en la eco tv de su mujer. Nos la pasamos bromeando al respecto toda la espera para distraernos de la ansiedad del momento. “Si te llega a pasar te grito: putooo”, etc. Nos tocó un ecógrafo (ecografista?) medio tarado. Le costó encontrármela (sí) y me revolvió como si fuera un guiso espeso. Es normal eso? Por Dios!

Por suerte estaba todo bien. Despejamos nuestros primeros miedos y está todo dentro de los parámetros normales. 6 semanas y 5 días. Bueno, hoy ya 6 y 6.

Un par de horas después llegó el turno de la obstetra, a quien llegué sin ninguna recomendación. Sólo googleando, investigando y por pura intuición. No me equivoqué.  Qué genial es conectar con alguien enseguida, siempre me va a parecer algo mágico. Sobre todo considerando que soy bastante asquerosa con la gente en general. Alguien que no nos impuso nada, nos dedicó muchísimo tiempo, nos despejó desde la duda más boluda hasta la más normal. Nos dio mil opciones, soluciones naturales a mi incipiente anemia y que, casi al final de la entrevista, dijo lo más lindo que pudimos haber escuchado: “El parto no lo vas a tener conmigo. Tu hijo lo tenés con él. Yo sólo estoy ahí para ayudarlos en lo que sea necesario y a que las cosas sean como ustedes quieran.”

2

Reacciones

Por qué será que cuando una se imagina algo durante mucho tiempo y finalmente sucede, la realidad no tiene nada que ver con lo que uno esperaba? Ejemplo: la reacción de familiares ante la gran noticia y sus posteriores comentarios:

– Mi padre: “Me imagino que no vas a engordar 25 kg como tu querida madre, no? Porque después no los bajás más!”
– Mi abuela: “Ay nena, pero sos muy chica!” (Tengo 30 años…) “Y, pero… dónde lo vas a meter!?” “Y si te pasa algo?” “Agh! Va a ser de cáncer como la negra de mierda!” (La negra de mierda es la nueva mujer de mi padre).
– Abuela de Novio, que esperábamos que se cayera de la silla de la emoción pero no. Se puso seria y sólo dijo “Bueno, cuidate. Y de cuánto estás? BUENO, CUIDATE. Y dejate de joder con las verduras, que son para las vacas. Comé CARNE!” (soy casi vegetariana, cosa que la saca de quicio).

No sé qué esperaba realmente.  Para matarlos… Algunos se excusaron después, diciendo que no se esperaban la noticia y que esa fue la primera reacción. WTF? En fin, me consuelo pensando que en la mayoría de los casos son gente grande y ni da ponerme a discutir. Ja! No saben que no discutir es un esfuerzo sobre humano para mí? Sobre todo teniendo en cuenta mi estado hormonal y lo poco que me gusta que opinen de mi vida.

Menos mal que voy a terapia…

6

Bueno, acá estoy…

Y sí, acá estoy. Porque desde que me enteré que tengo un micro pibito en la panza le vengo dando vueltas a la idea de volcar en algún lado lo que me va pasando por la cabeza, hacer catársis, etc. Primero se me ocurrió comprar un cuaderno lindo y escribir todo a mano, pero descubrí que “lindo” como yo entiendo esa palabra en relación a un futuro bebé no existía. O tenían cero onda, o eran empalagosamente cursis o salen un huevo y la mitad del otro. Así que, que mejor que optar una vez más por mi bien amada interné, compañera de aventuras y desventuras hace más de una década.

Un poco inspirada en algunos blogs de madres geniales que encontré y otro poco porque siempre quise tener un blog pero nunca supe qué corno poner es que abrí este espacio.

Sean bienvenidos/as.  🙂